Caída de Facebook, Instagram, Whatsapp y Messenger: EL DEBATE

Inicio Foros Communitools y su Comunidad Caída de Facebook, Instagram, Whatsapp y Messenger: EL DEBATE

Etiquetado: , ,

Viendo 15 entradas - de la 46 a la 60 (de un total de 73)
  • Autor
    Entradas
  • #12215

    El escándalo que ha surgido tras la intervención de la extrabajadora de Facebook Frances Haugen, en el programa de televisión 60 minutos, puede suponer una grave crisis de reputación para todo el ecosistema de Facebook, pues la práctica de actividades poco éticas o que atentan contra la integridad de los usuarios podría llegar a generar una desconfianza generalizada hacia la empresa. Pero ¿pueden un par de acusaciones que no hacen más que confirmar lo que ya es un secreto a voces terminar con el gran monstruo que es Facebook?

    Si algo puso de manifiesto la caída global de las aplicaciones de Facebook INC del pasado 4 de octubre de 2021, es que las redes sociales ocupan un lugar mucho más importante en nuestra sociedad del que nos gustaría admitir; pues son precisamente esas malas practicas que afectan negativamente a los usuarios pero que resultan altamente eficientes para la corporación en términos económicos, las que han convertido a plataformas como Instagram o Whatsapp en las verdaderas adicciones del hombre del hoy. De modo que, en primera instancia no parecería tan sencillo hacer frente a Mark Zuckerberg.

    Sin embargo, los efectos que ha producido la llegada de las redes sociales no se quedan en una simple adicción como el alcohol o el tabaco, o en la divertida anécdota de que estuvimos 6 horas desconectados del mundo. Va mucho más allá, porque para bien o mal estas plataformas han modificado nuestro modo de trabajo y de generar dinero, han cambiado por completo nuestra forma de entender la política y la información, han ampliado nuestra visión del mundo y sobre todo han hecho mella en lo más profundo de nuestra sociedad haciendo necesarios términos tan específicos y enrevesados como la “posverdad” o el “tiempo líquido”.

    Por lo tanto, en este panorama donde la desaparición de Facebook parece imposible e inviable, convendría preguntarse si ¿es verdaderamente Facebook quien requiere de la confianza de los usuarios o somos nosotros los que pase lo que pase necesitamos creer en ellos para garantizar la subsistencia del orden y el mundo que conocemos?

    #12222
    Rut
    Participante

    El pasado 4 de octubre sobre las 15:39 se produjo una interrupción por más de seis horas de las redes sociales WhatsApp, Instagram y Facebook. Esté parón mundial se originó a causa de un problema en el sistema de nombres de dominio y de los cambios en las rutas del Border Gateway Protocol (encuentra las mejores rutas para enviar datos). El proceso de DNS convierte un nombre de servidor en una dirección IP única y personalizada que es compatible con el dispositivo que utilicemos. El problema surgió con los registros de DNS de facebook, que produjo que los servicios de sus plataformas se detuvieran.
    La parte comercial de estas plataformas fue la que se vió más afectada ya que no se pudieron mostrar los anuncios o la publicidad que habían comprado los anunciantes. Facebook es una herramienta muy útil para las empresas, no solo se encarga de su logística si no también de su gestión y comunicación. A parte de los problemas que trajo la caída de estas aplicaciones, facebook cuenta actualmente con varios conflictos legales con antiguos empleados, dichos conflictos se deben a la falta de ética por parte de la multinacional. Por lo tanto llegamos a la conclusión de que la reputación de Facebook se encuentra a niveles ínfimos.

    Como mencionaba anteriormente Facebook también ha sido acusada de malas prácticas en su forma de abordar el negocio. Frances Haugen concedió una entrevista a la cadena CBS. En ella comentaba la gran preferencia que tiene la multinacional por el dinero frente al bienestar social. Definitivamente hay una parte muy oscura que facebook ansia esconder, una parte llena de delitos: tráfico de drogas y de personas, conocimiento de adicciones desde edades tempranas y de depresiones.
    El documental de Netflix “El dilema de las redes sociales” nos explica perfectamente en que se basan las inmorales tácticas que utilizan estos sistemas para absorbernos en una espiral de contenidos que son (la mayoría de veces) absurdos.
    Otro evento muy interesante e inquietante fue el escándalo de Cambridge Analytica, donde se descubrió que los datos de más de 50 millones de usuarios de Facebook fueron utilizados sin consentimiento para comercializarlos ilegalmente con otras empresas.

    #12225
    Paula Blanco
    Participante

    El pasado 4 de octubre de 2021, las aplicaciones de Facebook INC, Messenger, Instagram y WhatsApp sufrieron una caída a nivel global, lo que dio lugar a una tarde dividida entre aquellos que tienen pánico a la desconexión y otros que sienten alegría por poder vivir de nuevo la vida “real”.

    Por ello mismo, el apagón del imperio de “Zuckerberg” nos hace plantearnos la dependencia digital de la sociedad y del mundo entero.

    Países ricos y países de menos renta dependen de los servicios prestados por el grupo de Facebook, pero de una manera distinta; en un país como el nuestro, esta desconexión puede derivar en pérdidas económicas y desinformación, no obstante, como nosotros mismos experimentamos, tardamos unos pocos minutos en conseguir de nuevo conectarnos y recibir algún tipo de información a través de otras aplicaciones como Twitter o Gmail.

    ¿Pero, qué ocurre con aquellos países de menor renta a los que Zuckerberg quiso llegar para disminuir la brecha digital?

    En estos países de menor renta, el no poder acceder a Facebook, WhatsApp o Instagram, implica una plena desconexión a servicios o a información, ya que la única forma que tienen de acceder a internet de forma gratuita es a través del software de Facebook que ha habilitado en estos países.

    Zuckerberg consideró que la conectividad a internet era un derecho humano y presentó Free Basics, permitiendo a las personas que no tienen ingresos y que viven en países menos desarrollados puedan visitar distintas páginas web desprovistas de imágenes y videos sin tener que pagar la conexión de datos.
    App de Free Basics Disponible en México

    Es por ello por lo que, podríamos afirmar que Facebook es un sinónimo de Internet en los países pobres, lo cual puede ser de gran ayuda.
    No obstante, con problemas como el sufrido el pasado 4 de octubre, sabemos que estos gigantes tecnológicos tienen una clara posición de dominio en todo el mercado, ejerciendo un monopolio de las comunicaciones en muchos países.

    #12229
    Berta
    Participante

    La caída global de estas redes el pasado 4 de octubre supuso un fenómeno, tanto para sus usuarios como para las empresas que dependen de ellas. Además, este acontecimiento le supuso a la empresa de Facebook pérdidas de millones de dólares y una mancha en su reputación, dejando en evidencia su fiabilidad y abriendo paso al uso de otros medios y plataformas, como mensajes, Telegram o Tiktok.
    Sirvió sin embargo a muchos usuarios, como ejercicio de reflexión, en el cual quedó reflejada la adicción que inconscientemente generan estas plataformas, así como las pantallas y dispositivos electrónicos.
    Las redes sociales, desde que empezaron a tener una gran repercusión en la sociedad y más allá, en las cuestiones sociales, han servido como herramienta para dar visibilidad a dichos acontecimientos, tanto positiva como negativamente. Muchos partidos políticos por ejemplo, las han empleado para difundir sus campañas o infravalorar las de sus competidores, y es aquí donde entra otro gran tema de discusión en cuanto a las redes: las Fake News. Por otra parte, la empresa Facebook tiene el poder de controlar a sus usuarios y los contenidos publicados a través de los algoritmos y la censura. Cuando en agosto de 2021, los talibanes conquistaron gran parte de Afganistán con intenciones de tomar el poder e imponer sus medidas, completamente ilícitas, las plataformas de Facebook, Instagram y Whatsapp tomaron parte de estos acontecimientos, y se encargaron de vetar a todos aquellos perfiles de talibanes, así como dar visibilidad a las publicaciones que pedían apoyos por la causa. Esto mismo sucede con la cuestión del coronavirus, ya que todas las publicaciones que incluyen información de este tema, las plataformas dejan la posibilidad de leer artículos de fuentes verídicas sobre el tema, evitando así la desinformación de sus usuarios. Esto muestra que detrás de estas plataformas, existe una gran responsabilidad por parte de las plataformas y sus usuarios, y que además de un medio de comunicación y una forma de entretenimiento y conexión entre comunidades, es también un arma muy poderosa en pleno siglo XXI.

    #12232
    Ana Prieto
    Participante

    La caída de Facebook durante al menos 7 horas el pasado 5 de octubre, ha afectado a la empresa económicamente, pero no solo eso, si no que Frances Haugen, exempleada de la empresa, un día antes del apagón digital, reveló ciertos datos que ponían en un compromiso a Facebook, afectando también a su reputación.
    Y es que, este último mes, para Facebook ha sido una lluvia de críticas y ataques. Hoy en día si buscas “Facebook” en el navegador, buscando sólo noticias, la mayoría de ellas se afectan negativamente a la empresa. La desconfianza hacia el conjunto de las redes sociales asociadas a Facebook ha aumentado ya que con el gran apagón se ha dado más eco a las palabras de la exempleada de la compañía. Esta desconfianza genera que la gente se quiera defender y quiera protegerse ante la gran cantidad de datos nuestros que circulan por la red y muchos de ellos que nosotros mismos hemos proporcionado.
    Además de esto, durante esas 6 horas que duró el apagón, mucha población se ha dado cuenta de la dependencia y la adicción que generan las redes sociales. Aparte de descargarse otras aplicaciones o utilizar algunas de sustitutivo, bajo mi punto de vista hay mucha gente que va a querer desconectarse o utilizarlas mucho menos.
    Por ello, Facebook en estos momentos está en un momento muy frágil y delicado, en el que, si surge algún escándalo más, pone a la empresa contra las cuerdas.

    #12241
    Lucía Nieto
    Participante

    La caída mundial de los servicios de Facebook ha generado un revuelo muy significativo en la sociedad que, por supuesto, afecta a la reputación de esta empresa, ya que esto no solo ha afectado a las conversaciones del día a día que pueden ser prescindibles, si no que ha paralizado otros ámbitos importantes. Además, la situación se ha visto empeorada por las declaraciones de la extrabajadora Frances Haugen, la cual a filtrado diversos documentos en los que se puede ver reflejado que el interés de Facebook es mayoritariamente económico y no el de proporcionar un buen servicio y satisfacer las necesidades de sus clientes. Por ello, podemos observar que este acontecimiento, que en los últimos años podría considerarse histórico, ha generado muchas controversias y comentarios negativos hacia la empresa que hacen que mucha gente desconfíe de ella. Actualmente, un porcentaje notable de la población desconfía de las redes sociales y de las nuevas tecnologías por la inseguridad que estas generan en cuanto a la privacidad de sus datos personales, así como también por la adicción que provocan, el descrédito (cualquiera puede ver tu información personal) y la imagen “falsa” sobre la sociedad que en muchas ocasiones generan problemas no solo sociales, si no personales, entre otras. Por ello, este nuevo acontecimiento ha llevado a la población ha tener en el punto de mira estos servicios que les han dado un motivo más para desconfiar de ellos.
    Una de las polémicas o repercusiones negativas que conozco del grupo de servicios de Facebook es su plagio de la stories de la red social, Snapchat. Esto provocó un empeoramiento de la imagen, además de cierto rechazo por aquellos usuarios que frecuentaban Snapchat.
    Hoy en día, podemos afirmar que existe una clara dependencia de las aplicaciones como WhatsApp, Facebook o Instagram. Actualmente, jóvenes y no tan jóvenes vivimos en un mundo donde la interacción y la comunicación virtual se ha convertido en una práctica completamente normalizada y automatizada. El uso de las tecnologías en la comunicación no solo ha sido un beneficio para la humanidad, sino que también ha tenido unos efectos colaterales que están dañando la sociedad. Entre estos efectos esta la dependencia de los usuarios de Internet, entre los que se encuentran tanto los particulares como las empresas. Esta adicción a la red social virtual esta suponiendo un cambio drástico en los hábitos de la población, en las formas de relacionarse, de trabajar, de socializar, en definitiva, de la vida de las personas. Además, esta dependencia o adicción a estas aplicaciones trae de la mano consecuencias emocionales y personales, por el hecho de perder la capacidad de socializar y realizar determinadas tareas a través de otro medio que no sea virtual. No obstante, estos aspectos no solo dependen del uso de las tecnologías y las consecuencias que estas pueden acarrear, sino de la calidad de vida, educación y apoyo familiar que las personas reciban desde sus primeros años de vida. Por lo tanto, en mi opinión no se trata de ver negativamente estas aplicaciones, sino de generar un buen conocimiento y un uso responsable de ellas (desde la infancia si es posible) para potenciar los beneficios que nos aportan a la sociedad y no para el distanciamiento de la sociedad.

    #12246
    Inés González
    Participante

    El 4 de octubre de 2020 las redes ardían preguntándose cuánto dinero había perdido Mark Zuckerberg en esas horas de caída de Facebook, aunque realmente tendrían que haber ardido preguntándonos qué nivel de dependencia a estas redes tenemos nosotros como sociedad.
    El escándalo tras la intervención de Frances Haugen no ha tenido una repercusión tan grande como la que podría haber tenido, ¿por qué será?, ¿es que ya sabemos lo perjudiciales que son estas redes para nosotros pero hacemos caso omiso?
    Las redes sociales tienen muchos puntos positivos, sobre todo en estos tiempos tan duros de pandemia que hemos (y seguimos) viviendo. Nos han conectado a nuestros seres queridos cuando no podíamos hacerlo físicamente, las videollamadas nos han unido, las fotos de crear tu zanahoria y los vídeos de nuestros vecinos cantando nos han hecho sentir más fuertes.
    También es cierto que la dependencia que estas redes generan, sobre todo en el público joven, pueden llegar a limitar incluso su vida. Pueden llegar a ser muy tóxicas, incluso venenosas, y son muchos los que se han sentido liberados de esta presión durante las horas que duró la caída del sistema.
    No deberíamos sentir una liberación de algo que supuestamente nos conecta, ya que la conexión entre personas tendría que ser siempre algo positivo y nunca un impedimento para que tu vida transcurra con normalidad.
    Las redes sociales pueden aportarnos numerosos beneficios, pero como todo en la vida, hay que tener conciencia y hacer un buen uso de ellas. Las redes deberían ser un reflejo de la vida, teniendo cuidado de que no se conviertan en una fórmula aparentemente perfecta que cause frustración.
    Facebook se encuentra en uno de los momentos más delicados desde su creación en el año 2004, por lo que ahora más que nunca, la empresa debe trabajar en su imagen de marca, y para ello deberá poner al consumidor en el centro de su estrategia, conociendo y teniendo en cuenta sus necesidades como persona, no como usuario.

    #12260
    Ronald Chumaceiro
    Participante

    La caída de Facebook ha demostrado la dependencia tan grande que tiene el mundo entero con las redes sociales y ha puesto en escena el poder que posee. Y no es sólo una dependencia de ocio, sino económica y comunicativa. Países en desarrollo como India o Brasil dependen de los servicios de Facebook y son su columna vertebral de la comunicación. La magnitud de esta caída se traslada a una pérdida de aproximadamente 50 billones de dólares en Facebook.

    A este fenómeno se le suman las filtraciones que ha expuesto Frances Haugen, ex trabajadora de Facebook. Estas declaraciones muestran lo opaco y lo poco inclusivas que son estas empresas con su información.

    Uno de los principales factores que determinan si una persona utiliza una plataforma o no es la confianza que le proporciona. En el momento en que una persona se siente amenazada, dejará de utilizar la plataforma por la desconfianza que provoca en ella.

    Esta filtración puede significar un cambio de vertiente en el mundo de la tecnología. Los efectos dañinos de las redes sociales en los niños y adolescentes es una preocupación más fácil de entender que la recolección de datos furtiva, la desinformación viral y muchos otros pecados de las redes sociales.

    Facebook ha sobrevivido otros escándalos en el pasado. En el 2018, otra persona filtró y denunció a Facebook por su colaboración sospechosa con Cambridge Analytica, que permitió que los datos de los usuarios se utilizaran sin su consentimiento para la elaboración de perfiles políticos por parte de la campaña de Donald Trump. Mark Zuckerberg se vio obligado a pagar la multa más grande de la historia en contra de una empresa de tecnología, de 5 billones de dólares. Sin embargo, no se cambió ninguna ley para frenar el mal comportamiento de la empresa.

    El impacto más significativo que ha provocado Haugen puede ser inspirar a otras personas a filtrar más información y denunciar a sus empleadores. Solo basta con mirar a los bancos suizos o la industria farmacológica. Las filtraciones no solo cambian empresas, sino que cambian toda una industria.

    #12270
    Ana Conde
    Participante

    4 de octubre de 2021, va a ser sin duda una fecha a resaltar cuando acabe el año debido a la expectación que produjo a nivel mundial la caída de los servicios de Facebook INC que se llevaron por delante a Instagram, WhatsApp, Facebook y Messenger.

    Esta caída tuvo una duración de unas 6 horas en las que más de 3.500 millones de usuarios se vieron afectados. Esto en cuanto a usuarios de dichas aplicaciones; pero si tenemos en cuenta que hay países como Brasil que dependen de los servicios de Facebook para comunicarse, podemos decir que esta caída afectó a más de la mitad de la población mundial.
    Desde la compañía señalan que la caída se debió a un fallo en el sistema de nombre de dominios (DNS) que pudo deberse a una actualización de estos.

    El suceso ha ocurrido poco después de que la extrabajadora de Facebook, Frances Haugen, apareciera en televisión comentando la mala praxis de la compañía que afectan negativamente a los usuarios. Hecho, que parece no ser relevante para la multinacional por las consecuencias que ocasionarían cambiar estas técnicas en sus buenos rendimientos a nivel económico.

    A mi esto me da que pensar. No son pocas las polémicas que han girado en torno a la compañía desde su nacimiento, con la demanda de los hermanos Winklevoss, y con sus escándalos posteriores, por hechos como su apoyo al Kremlin o sus cesiones de datos. A pesar de esto, parece que no podemos dejar de utilizar sus servicios, porque de una forma u otra, controlan nuestras vidas, gustos y aficiones. Saben con quién hablamos, a donde vamos…

    En definitiva, ¡lo controlan todo! La vida de las aplicaciones de este grupo parece no tener fecha de caducidad, dependemos demasiado de ellas para comunicarnos y entretenernos.

    Si algo tengo claro, es que toda crisis de marca deja huella y a esta compañía se le acumulan los frentes con el testimonio de Haugen y el apagón. ¡Quién sabe!, igual este último escándalo hace al gigante de las comunicaciones recapacitar.

    #12279
    Paula Viso
    Participante

    La caída de los servicios de Facebook el pasado 4 de octubre, ha generado un gran número de críticas negativas hacia la empresa, y no sólo eso, ya que este servicio ha hecho que muchos particulares y empresas pierdan grandes cifras de dinero. Esto podría convertirse en un hecho histórico en unos años, ya que a pesar de las numerosas caídas que ha tenido esta empresa, nunca antes se había experimentado ninguna de tan larga duración.

    Este suceso confirmó a la gran mayoría de sus usuarios la dependencia que tienen hacia las redes sociales. Esta innovadora forma de comunicación ha hecho que las vidas de las personas cambien drásticamente, y no sólo de manera personal sino también en su vida profesional.

    Por otro lado, gran parte de estos consumidores han empezado a desconfiar de este tipo de servicios, ya que al final controlan todo tipo de información privada de los usuarios y por lo que se pudo ver no son completamente infranqueables ni resilientes a fallos. Además, la información una vez publicada deja de estar bajo el control de las personas y nunca es posible eliminarla del todo una vez subida a internet.

    Con estas reflexiones deberíamos preguntarnos ¿de verdad tanto nos aportan las redes sociales cómo para confiarles tal cantidad de información personal?

    #12315

    La caída de WhatsApp, Facebook e Instagram supuso, para muchas personas, una especie de “apagón social”. Durante más de 6 horas, la mitad de la población mundial tuvo problemas para comunicarse con sus familiares, amigos y compañeros. Hay otras formas de comunicarnos, sí, pero no estamos tan acostumbrados a ellas. Los correos electrónicos parecen haber sido relegados al entorno profesional, y los mensajes de texto, en muchas ocasiones, suponen un coste (excepto para los usuarios de iPhone, que utilizaron iMessage para chatear). Rápidamente los usuarios buscaron nuevas formas de comunciarse: Telegram pasó a ser la quinta app más descargada de los EE.UU., y Twitter vivió sus horas de oro durante la caída. Definitivamente, la dependencia que sentimos los usuarios de estas aplicaciones es enorme, tanto para comunicarnos de manera práctica como para socializar con otras personas viendo sus stories y posts.
    Esto toma aún más relevancia cuando estos medios sociales son la base de la actividad de una empresa. Multitud de pequeñas empresas basan su e-commerce en Instagram, y muchas de las que son más grandes utilizan estas redes sociales como herramienta importante de su plan de marketing digital. La caída de estas plataformas dificultó enormemente su actividad, principalmente porque se alargó en el tiempo hasta durar 6 horas.
    El hecho de que muchas personas, así como empresas, confíen lo suficiente en estas plataformas como para depender de ellas de esta forma, hace que esperen de ellas cierta estabilidad y seguridad. Esta confianza se ha roto con el apagón del día 4 de octubre de 2021, y no solo tiene consecuencias a nivel “emocional”, sino que, por supuesto, este desastre repercute en la economía y las finanzas de la empresa. Se estima que la caída supuso una pérdida de 6.000 millones de dólares de la fortuna personal de Zuckerberg y una caída de entorno al 5% en sus acciones en bolsa.
    Aunque este ha sido el escándalo más comentado últimamente que implica a Facebook, también por esas fechas se filtraron los llamados “Papeles de Facebook” por una exempleada, Frances Haugen, que comprometen éticamente a la empresa. Estas filtraciones dicen que Facebook sabía por unas investigaciones que su red social Instagram es nociva para los usuarios jóvenes, pero que por intereses económicos decidieron no ponerle solución.

    #12322
    Maria Monteiro
    Participante

    Todo se mueve por el dinero, por las ganancias económicas y las redes sociales como Facebook, Titok e Instagram son ejemplos de ello. Cada día estas plataformas ganan millones de euros con su estrategia de marketing, que siempre está cambiando e innovando. Creo que muchas veces, cuando las plataformas bajan, hay una estrategia de marketing detrás, aunque parezca que la empresa está perdiendo dinero.

    Más de la mitad de la población utiliza o ha utilizado algún tipo de red social, lo que significa que probablemente ha contribuido al desarrollo económico de esta empresa.

    Sería una mentira si dijera que este tipo de empresas se preocupan por sus consumidores. Yo creo que sí, pero les interesa mucho más el benefício que puedan obtener de sus acciones, aunque perjudiquen al cliente.

    #12330
    Pablo Arribas Crespo
    Participante

    La caída de Whatsapp, Facebook e Instagram supuso una revolución mundial durante horas debido a la dependencia que tiene hoy en día la población con respecto a estas tres aplicaciones. La dependencia que tenemos de estas tres redes sociales es innegable, su caída durante unas horas provocó la pérdida de conexión entre personas, empresas y clientes y la imposibilidad de trabajo de estas.

    En la entrevista que realizó la extrabajadora de Facebook, Frances Haugen, puso en entredicho la moralidad de la empresa afirmando que se utilizaban malas prácticas que afectaban a los usuarios y a la sociedad global pero que producían un beneficio económico para la empresa. Esto puede afectar negativamente a la visión de las personas sobre la empresa ya que hoy en día la actividad de una empresa en el ámbito medioambiental, político y social es de gran importancia. Otra de las polémicas que se hicieron virales en cuanto a prácticas similares de Facebook, Instagram o Whatsapp fue la venta de Instagram al público de información a sabiendas de que era falsa.

    Por último, Facebook fue criticado también por ignorar los efectos negativos de Instagram entre las adolescentes. De esta forma se ve claramente como la posición política, social y medioambiental de una empresa adquiere gran importancia hoy en día y la seguridad y privacidad de las redes sociales queda en entredicho.

    #12367
    Martina de Benito
    Participante

    La caída de estas redes sociales dio mucho de que hablar y sobretodo, mucho de que reflexionar. La mayoría de los jóvenes estamos acostumbrados a estar comunicados de manera constante e inmediata, ya que, a lo largo de toda nuestra vida hemos estado en contacto con la tecnología y las redes sociales. Desde que somos pequeños ya utilizábamos Messenger, una aplicación que nos permitía mandarnos mensajes privados con nuestros contactos. Con esta información quiero dar a entender que llevamos toda nuestra vida utilizando redes sociales de manera diaria, sin descansar ni un solo día, es por ello por lo que la caída de estas aplicaciones generó mucho revuelo. De un momento a otro nos vimos “incomunicados” sin poder estar actualizados sobre lo que pasaba en la vida de nuestros amigos, seguidores, famosos, etc. y tratamos de buscar otros medios de comunicación. En mi circulo de amistad empezamos a utilizar iMessage que solo esta disponible para Apple, otros comenzaron a comunicarse a través de telegram, es decir, estábamos todos ansiosos por no tener ningún tipo de red social a nuestra disposición.

    Personalmente, ese día me di cuenta de la dependencia que tengo en las redes sociales y lo mucho que me paralizan en mi día a día sin yo ser consciente. Fue el primer día que realice todas mis tareas pendientes y no deje nada para otro momento, además no utilicé casi nada el móvil ya que no sabía que hacer con él. Por el contrario, algunos de nuestros padres no se enteraron hasta pasadas unas horas de la caída de Whatsaap, ya que, no tiene interiorizado el uso de las redes sociales en su vida de la misma manera que nosotros. Ellos lo utilizan única y exclusivamente como medio de comunicación rápida, sin esperar esa inmediatez y actualización constante por parte del resto de usuarios. Realmente considero que hay un gran problema con la dependencia que estamos adquiriendo los jóvenes y sobretodo, que se está incrementando de generación en generación. Deberíamos tomar conciencia sobre ello, y tratar de enfocarlo de una manera distinta, como un entretenimiento más y no una herramienta de comunicación en nuestro día a día.

    #12391
    Luna Jean-Charles
    Participante

    En plena era digital vivimos una realidad dominada por las nuevas tecnologías y las Redes Sociales. Tanto es así que a nadie sorprende el último anuncio de Facebook INC., ahora llamado Meta, sobre el lanzamiento del Metaverso, un universo que parece sacado de la película “Ready Player One”. Poco a poco todas esas tecnologías que parecían cosa de ciencia ficción comienzan a convertirse en realidades y conforme pasan los años se van integrando más y más en nuestro día a día hasta convertirnos en dependientes de ella. ¿Qué sería de nosotros sin nuestros teléfonos, por ejemplo? Esta es una pregunta que ya no solo temen los “nativos digitales”, todos parecen sentirse vulnerables ante la posibilidad de que falte el dispositivo que ha pasado a ser una extensión de nosotros mismos. En las noticias nos hablan de la posibilidad de un apagón global y de la crisis de los microchips, y ante estas realidades nuestra dependencia se hace más y más obvia. ¿Cómo hemos llegado a este punto? La caída de Instagram, WhatsApp y Facebook el pasado 4 de octubre nos sorprendió a todos, sobre todo por cuan larga fue, y este tiempo “desconectados” nos dio la oportunidad de tomarnos un pequeño descanso que para muchos pareció poner las cosas en perspectiva. “Ojalá Instagram se cayera todos los meses” decía al día siguiente la influencer María Pombo. Y es que además de incertidumbre y miedo, la caída de las tres redes sociales también provocó alivio en mucha gente que se sintió por unas horas libre de la presión que les genera estas redes.

    Además de la obvia dependencia que tenemos con estas Redes Sociales, la caída global también pareció mostrarnos el claro monopolio que hay en este mercado. Facebook se encuentra en el centro de gran parte de nuestras interacciones digitales, tres de las Redes Sociales más mundialmente utilizadas pertenecen al gigante digital y esta es una realidad que muchas veces se nos olvida. Con la caída de Instagram, Facebook y WhatsApp los usuarios recurrieron a Twitter, TikTok y Telegram para manifestar su desencanto con la compañía y también para quejarse del control de Facebook. A este debate se añaden las declaraciones de Frances Haugen, que nos dejan aún más claro que el interés económico de Facebook INC parece estar por encima del interés de proteger la seguridad de sus usuarios. Todos bromeamos con que Facebook nos espía o escucha nuestras conversaciones, pero detrás de esta broma se esconde una dura realidad de la que pudimos aprender más gracias al documental de Netflix “The Social Dilema”. Todos estos factores comentados se acumulan hasta que es imposible no prestarles atención y esto ha hecho que la reputación de Facebook caiga en picado. Es cierto que después de conocer toda esta información los usuarios somos más escépticos ante las declaraciones y presentaciones de la compañía, pero seguimos consumiendo sus productos y no parece que tengamos intención de detenernos pronto. Todo vuelve a la dependencia, conscientes de que Facebook controla todos nuestros datos, nos vemos incapaces de dejar de utilizar sus aplicaciones. Está claro que este es un problema muy grave y actual y mi preocupación es que solo vaya a más cuando el Metaverso esté disponible. ¿Se convertirá nuestra sociedad en una reproducción de los humanos que tanto miedo nos daban en la película Wall-E? ¿Viviremos nuestra vida al completo en realidades virtuales perdiendo de ese modo piezas de nuestra humanidad poco a poco? Todas estas preguntas están en el aire, pero lo que está claro es que la respuesta a ellas está en nuestras manos.

Viendo 15 entradas - de la 46 a la 60 (de un total de 73)
  • Debes estar registrado para responder a este debate.

Uso de cookies

Este sitio web usa cookies. Si continúa navegando está dando su consentimiento para aceptarlas y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir a la barra de herramientas